Historia del vestido de novia desde los años 20 a la actualidad

Dentro de la historia de la moda, podemos observar un pequeño apartado donde se pueden observar de manera muy precisa los cambios de tendencias que a través del tiempo se han ido transponiendo en la historia de la moda.

Al igual que la vida, la historia de la moda ha ido evolucionando con el paso de los años y los vestidos de novia no iban a ser una excepción en lo que se refiere a tendencias y a cánones estéticos. Y como no se debe de olvidar el pasado, hoy vamos a hacer un repaso de la historia del vestido de novia desde los años 20 a la actualidad.

 

Podemos empezar por los locos años 20, donde el auge de los clubs de jazz, la expansión del cinematógrafo y sobre todo, los primeros retales del comienzo de la liberación femenina. Así fueron los años 20 socialmente, pero en lo relativo a la moda, los vestidos de boda siguen los preceptos de la comodidad. En esta época las mujeres empezaron a usar ropa más cómoda y esto se extrapoló a los vestidos de boda, por eso en esta época se pueden encontrar vestidos mucho más cortos que los largos y recargados vestidos que estaban de moda en el Siglo XX. También se pone de moda la falta del corsé, consiguiendo vestido mucho más holgados, que no molestan. Si bien los vestidos se convirtieron en algo mucho más sencillo, ganaron en comodidad, al igual que los velos que pasaron a convertirse en pequeños tocados de tul. En general, líneas clásicas.

 

La tendencia de los años 20 perduró hasta bien entrados los años 30, pero el paradigma y las tendencias cambiaron drásticamente en el año 40. La guerra que asoló todo el mundo provocó grandes cambios sociales, que a su vez se vieron repercutidos en el mundo de la moda y por ende, en la historia de los vestidos de boda. En esta época los vestidos predominaban debido a sus líneas austeras, con ejemplos como el traje sastre.

 

Es estilo en los vestidos de novia de la década de los 20 perduró hasta bien entrados los 30.

 

El principal cambio que se puede notar en esta década es la bajada con respecto a la calidad de las telas y los diseños. Debido a la situación mundial, no había muchas posibilidades. Se apuesta por los vestidos a media pierna, ajustados a la cintura y muy voluminosos, destacando el inicio de la era del cancán y de las faldas vaporosas que usan el tul como material. De nuevo, se pasa de la poca importancia de los velos de las décadas anteriores a una en la que el velo toma mucho protagonismo.

 

Pero a medida que el mundo se iba recuperando, la moda avanzaba y los vestidos lo hacían con ella. Después de los años 50, vuelve el glamour y el lujo a las vidas de las personas (maestros como Christian Dior ayudaron a ello). Esto hace que en los años 50, las novias caminaban hacia el altar vestidas con largas colas, escotes muy voluminosos cortados en forma de corazón, drapeados, transparencias, velos muy largos y guantes de seda.

 

Los 50 dieron paso a los años 60, y aquí tenemos a una protagonista indiscutible de las tendencias en lo que a moda se refiere. Aparece la minifalda para reinventar y revolucionar muchos de los conceptos clásicos. Las nuevas tendencias calaron hondo en los diseñadores, que se empezaron a atrever con cortes y diseños con mucha menos tela. Se puede notar la influencia del estilo “hippy”, en la que los vestidos de novia se acompañan con flores naturales que pueden acompañar al cuello o la cabeza. 

 

Luego de los 70, se impondrán el look drapeado y el estilo “boho chic”, con velos cortos o sombreros muy pequeños, popularizados en esta época por la actriz Audrey Hepburn. También aparecen las mangas tres cuartos o los cinturones delgados a la altura de la cintura. Sin olvidarse de las influencias de la estética “Hippy”, trajes de chaqueta, vestidos con pantalón campana y los tocados florales acompañaban a un pelo suelto o con una pamela.

 

El vestido de novia que más dio que hablar en los 80 fue el de Lady Dí.

 

Si queremos hablar de las tendencias en los años 80 acerca de los vestidos de novia, no podemos dejar de hablar del de Lady Dí y su vestido nupcial. Vestidos pomposos y llamativos con mangas de farol, volantes y cancanes. El velo sigue siendo corto y los ramos también empiezan a recargarse. Sin olvidarse de los velos catedral, las mangas bombachas en los vestidos o todos esos ramos de flores en cascada cascada gigantescos. 

 

Cambiando de década, en los 90 los diseños adquieren un toque minimalista. Priman los cortes de líneas depuradas y se eliminan los apliques recargados que se llevaban en la década anterior. El velo adquiere protagonismo alargándose y el ramo se acorta. Un ejemplo fantástico de lo que fueron los vestidos de novia en la turbulenta década de los años 90 fue el Carolyn Bessette en su boda.

 

Llegados a la actualidad, se vive una apertura en lo que ha diseños de novia se refiere. El tul, los encajes, el corte griego, vestidos vintage, trajes cortos. No se debe tener miedo a las pruebas, a buscar la novedad o a tirar por algo muchísimo más clásico, sin olvidarse de vestidos retro o vintage

 

Eso sí, nos podemos olvidar del corsé y apostar por una vuelta a las transparencias, las aplicaciones, el encaje y un amor incondicional por las líneas retro y vintage. Todo vale el día más importante de tu vida. Lo único que importa es que tu te veas y te sientas estupenda, como la mejor novia del mundo.

 

Esperamos que este repaso por la historia de los vestidos de novia desde los años 20 hasta la actualidad te haya gustado, te haya resultado interesante y sobre todo que te haya dado algunas ideas nuevas o al menos algo con lo que pensar si estás buscando un vestido para el día de tu boda. Si quieres emular alguna de las décadas que hemos ido explicando, recuerda que puedes emular los estilos con un vestido “retro” o directamente con un vestido “vintage”, como los que nos inspiran de Basilisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *