Fruta para cenar por la noche, ¿sí o no?

La fruta es uno de los alimentos más sanos que podemos comer. Su ingesta tiene que ser a diaria, variando distintas frutas y a lo largo de todo el día. Ellas nos aportan agua, vitaminas y nutrientes necesarios para que nuestro sistema inmune siempre esté fuerte. Esto lo sabemos todos, la duda está en si pueden o no comerse por la noche.

La cuestión radica en la cantidad de azúcares que tienen algunas, también en su carga cítrica. Tu cuerpo asimila mal la glucosa de noche, la aprovecha y la distribuye peor. Frutas ácidas como la naranja, la mandarina o el limón tampoco son ideales para comer como cena, pues esa acidez puede llegar a alterar tu sueño e impedir que duermas bien. Sabemos que es una deliciosa, pues variedades como las IPA, hablando de cervezas artesanas, trabajan con esa acidez en sus fórmulas.

Sin embargo, existen muchas frutas que son perfectas para que duermas como un bebé y también otras que sacian, es decir, que te evitarán tener hambre a lo largo de toda la noche, pudiendo realizar cenas más ligeras. No hay que olvidar que las frutas tienen mucha agua, con lo que te hidratarán lo suficiente para que no tengas que despertarte e ir a beber. Como ves, comer fruta por la noche es ideal si estás llevando una dieta para mejorar tu peso o quieres cuidar tus músculos y huesos.

comer frutas de noche si o no

Fruta para cenar por la noche, ¿sí o no?

¿Y qué frutas son saciantes y te permiten tener un sueño agradable? Nosotros te recomendamos que elijas variedades de manzana que no sean demasiado ácidas. La pera también es una elección formidable, pues te permitirá tener un sueño reparador. Lo que no te recomendamos que te sirvas es una rodaja de piña, arándanos o fresas. Lo mejor es dejarlas para el postre, para picar algo durante la mañana o en el desayuno.

Estas frutas te darán la energía que necesitas para hacer frente al día, y son un complemento perfecto para mezclarlas con avena si tienes problemas de colesterol o si quieres tomar un desayuno nutritivo y equilibrado. Además de con avena, también puedes mezclarlas con kéfir para montarte un almuerzo de diez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *