Review de “El Juego de Gerald”, o de cómo la sexualidad puede darnos más de un dolor de cabeza.

Hoy quiero hablaros de “El Juego de Gerald”, la adaptación de la novela de Stephen King, está disponible en Netflix desde el 29 de Septiembre en los más de 170 países incluyendo España. El largometraje nos cuenta el fin de semana “romántico” de Jessie (Carla Gugino) y Gerald (Bruce Greenwood), un matrimonio maduro que viaja a una cabaña perdida en los montes americanos con la esperanza de revitalizar y darle un empujón a su deteriorada relación en un sitio apartado y tranquilo. Allí Gerald propone a su mujer un juego sexual: esposarla a la cama para realizar una simulación de rol erótico e incrementar las sensaciones del encuentro sexual. Pero el juego no acaba precisamente siendo un rato con velas aromáticas y geles estimulantes.

En la película, el matrimonio que ya cuenta con una cierta edad decide avivar la llama de su pasión intentando ponerle “un poco de picante” a sus relaciones íntimas. Tratando así un tema bastante usual en la vida de muchas parejas de edad media, la falta de deseo sexual.

“El Juego de Gerald” lleva los intentos por avivar la relación sexual de un matrimonio a otro nivel.

Review-de-El-Juego-de-Gerald-1

Podemos ver como el personaje de Bruce Greenwood prepara todo un fin de semana única y exclusivamente pensando en cómo recuperar la pasión en sus relaciones, llegando a utilizar fármacos para potenciar su deseo sexual. Pero estos fármacos potenciadores acabarán por pasarle factura, cosa que no harían otros remedios más naturales para conseguir una estimulación del deseo sexual.

“El Juego de Gerald” se trata del segundo estreno de una adaptación de una novela de Stephen King en el pasado mes después del arrollador éxito de IT que ya lleva recaudados más de 500 millones de dólares en todo el mundo. Sin olvidarnos de “La Niebla” también estrenada por Netflix y basada en un relato del autor.

Nos encontramos ante un thriller que nos atrapa desde el primer minuto y que gracias a su tono realista nos llega a producir una sensación real de agobio y de mal rollo ya que esta historia no habla de monstruos o alienígenas de otra galaxia, habla de lo que debería darnos más miedo, las situaciones que nos pueden pasar en la realidad tanto a ti como a mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>